Martes, 16 Octubre 2018

Acuerdo para la Cobertura Informativa de la Violencia

El 23 de marzo de 2011, 715 medios mexicanos se comprometieron a tener los mismos criterios editoriales para informar sobre la violencia del crimen organizado

Acuerdo

Nuestro país vive una situación sin precedente por los niveles y las formas que ha adoptado la violencia que genera la delincuencia organizada. El poder intimidatorio y corruptor criminal amenaza a las instituciones y prácticas que sustentan nuestra vida democrática y a las libertades fundamentales de la sociedad como la libertad de expresión y de prensa. Los medios de comunicación enfrentamos el reto de seguir informando a la sociedad en un contexto de alto riesgo. Por ello es necesario establecer un acuerdo que permita a los medios y a los periodistas continuar realizando su trabajo con libertad y seguridad.

LOS OBJETIVOS DEL ACUERDO

Proponer criterios editoriales comunes para que la cobertura informativa de la violencia que genera la delincuencia organizada no sirva para propagar terror entre la población sin demérito de la independencia editorial de cada medio y establecer mecanismos para la protección de los periodistas y de la identidad de las víctimas de esta violencia.

LOS CRITERIOS EDITORIALES DEL ACUERDO

1) Tomar postura en contra.

Los medios debemos condenar y rechazar la violencia motivada por la delincuencia organizada enfatizar e impacto negativo que tiene en la población y fomentar la conciencia soda en contra de la violencia. Bajo ninguna circunstancia los medio debemos justificar las acciones y los argumentos de los grupo criminales.

2) No convertirse en vocero involuntario de la delincuencia organizada.

Los medios debemos omitir y desechar la información que provenga de las organizaciones delictivas con propósitos propagandísticos y no convertimos en instrumento o en parte de los conflictos entre grupos de la delincuencia. Debemos evitar usar el lenguaje y la terminología que emplean los delincuentes y no propiciar que se conviertan en héroes públicos.

3) Dimensionar adecuadamente la información.

Presentar siempre este tipo de información con su contexto correcto, en justa medida y según su importancia. Explicar Cuál es el tamaño y la situación real del problema, cómo afecta la sociedad, así como, establecer criterios para determinar en qué posición se debe ubicar la información vinculada a la delincuencia organizada y para la difusión de imágenes y fotografías de actos de violencia y terrorismo.

4) Atribuir responsabilidades explícitamente.

La información que se difunda sobre la delincuencia organizada debe asignar a cada quien la responsabilidad que le corresponda sobre los hechos de violencia. En caso de que alguna acción del Estado en el combate a la delincuencia organizada caiga en excesos, esté fuera de la ley o viole derechos humanos, siempre habrá que consignarla y denunciar el ejercicio indebido del poder.

5) No prejuzgar culpables.

Los medios debemos manejar siempre la información de los detenidos presentados por las autoridades bajo el supuesto de que los involucrados son inocentes en tanto no cuenten con una sentencia condenatoria o estén confesos.

Asimismo, los medios exigiremos información oportuna y veraz sobre las detenciones y en general sobre la actuación del gobierno en sus acciones e investigaciones sobre la delincuencia organizada.

6) Cuidar a las víctimas y a los menores de edad.

La información que los medios presentemos debe respetar los derechos de las víctimas y de los menores de edad involucrados en hechos de violencia. Nunca debe darse información que ponga en riesgo su identidad.

7) Alentar la participación y la denuncia ciudadana.

Los medios debemos promover que la ciudadanía denuncie a los delincuentes y participe dentro de su ámbito en la prevención del delito y la reducción de la violencia.

8 ) Proteger a los periodistas.

Cada medio debe instituir protocolos y medidas para la seguridad de sus periodistas y reporteros al cubrir la información proveniente de la delincuencia organizada.

9) Solidarizarse ante cualquier amenaza o acción contra reporteros y medios.

En caso de que algún reportero o medio de comunicación sufra amenazas y acciones del crimen organizado para influir en su línea editorial y contenido informativo los demás medios debemos solidarizamos en contra de estas presiones.

10) No interferir en el combate a la delincuencia.

Los medios no debemos difundir información que ponga en riesgo la viabilidad de las acciones y los operativos contra la delincuencia organizada o que comprometan la vida de quienes la combaten o la de sus familias. Esto no implica que los medios dejemos de dar seguimiento al tema ni tampoco renunciar a cuestionar la efectividad de la acción gubernamental contra el crimen organizado.